Más de 1000 cámaras... en DVDGO
Tuno Negro en DVDGO
MÁS DE MIL CÁMARAS VELAN POR TU SEGURIDAD 25-10-2005

Autor: Oso55, con la inestimable ayuda de Cacaman

El cine español por fin ha llegado a Cinecutre. En los 5 meses que esta web lleva en activo, sólo habíamos criticado películas estadounidenses (si exceptuamos a Cacaman), así es que ya era hora de probar algo nuevo y analizar parte de la gran cantidad de mierda que se rueda en nuestro país.

Como ya todos sabemos, el llamado “cine español” (el cual es casi un género cinematográfico en sí mismo, equivalente a “drama con tetas”) no cuenta con la aceptación de la mayoría del público patrio. Un elevado porcentaje de largometrajes que se filman en este país son dramas sociales que deprimen a los espectadores, quienes en la mayoría de ocasiones van al cine en busca de diversión, y por eso acaban “hasta los huevos” del cine español y terminan metiéndose a ver la última ”súper mega producción” norteamericana.

"Y los nominados al mejor director son: Fernando León por Putas drogadictas en paro, Bigas Luna por Putas Rupestres y Pedro Almodóvar por Putas y maricones enamorados de sus madres."

Todos los años, la pesada y llorona Academia nos recuerda la crisis que vive nuestro cine, algo que ya estamos cansadísimos de oír y que parece no tener solución. No es que yo vaya a darla, pero el remedio no consiste en otorgar mayor financiación al cine nacional y empeorar la situación laboral de nuestros magníficos dobladores de voz (sí amigos, esto se está haciendo, se prestan menos ayudas al doblaje porque muchos actores consideran la labor de estas personas “competencia desleal”, algo totalmente absurdo). Hay que buscar películas que interesen a la gente, la animen, y no le hagan salir del cine con la autoestima por los suelos. Películas como las que hace el señor Alex de La Iglesia, quien sabe aunar calidad y comercialidad de manera ejemplar. Pero estos individuos del cine español sólo saben quejarse y pedir más y más ayudas.

Y ante esta situación, aparecieron David Alonso y un grupo de 4 descerebrados guionistas con lo que creían sería el remedio definitivo: copiar el estilo de cine norteamericano, comenzando por las exitosas películas de terror/tensión para adolescentes, aportándolas un inevitable toque español que se notara lo menos posible. Pero como esto es España y no se puede pretender ser lo que no se es en realidad, el film pasó sin pena ni gloria por las taquillas y fue cruelmente vapuleado por la crítica.

Es cierto que esta película no fue la primera propuesta que pretendió copiar al cine yankee para adolescentes (ahí están Tuno Negro y El Arte de Morir, películas, por cierto, superiores en todos los aspectos a la que nos ocupa), pero sí fue uno de los intentos más descarados. Una joya del “cine cutre” español, la cual, ningún lector asiduo a esta página debería dejar de ver.

EL METRO DE MADRID, ESE “GRAN” LABERINTO

Lo primero que hay que analizar es el título, porque menudo nombre para una película, parece algún tipo de publicidad encubierta del Metro de Madrid. Puede que también sea una burla o crítica al lema del prestigioso medio de transporte de la capital española, pero eso no lo hace menos ridículo.

La película se inicia con 2 secuencias que no tienen absolutamente nada que ver con la trama. En una de ellas, Duna Santos, actriz de la teleserie A las 11 en casa, acude a un extraño casting en el que debe entrevistarse a sí misma delante de una videocámara. Un maniquí presente en la habitación se mueve hacia ella y la escena finaliza, sin que se sepa si la chica es asesinada, violada o se va de cañas con el maniquí. Nnunca más se vuelve a hacer referencia a la escena en toda la película. La cuestión era meter un susto a los espectadores fuera como fuera.

"Me llamo Ángela, no perdón, Duna Santos. Me van a matar"

La otra secuencia desligada del argumento nos muestra un montaje de imágenes de vídeo tomadas de cámaras de vigilancia. En dicho montaje, vemos como una niña pequeña muere aplastada por un carrito de esos con los que levantan cajas en los almacenes del supermercado.

Muerta la niña, inmediatamente después suena una canción aberrante cuya letra dice “¡Qué mala suerte la tuya mala!”, en clara alusión a la defunción de la pequeña, supongo. Una vez finalizada la espantosa música, y sin estar seguros de que lo que se está viendo es una película, aparece el protagonista de la cinta, Toni, un chico aburrido de su vida universitaria, al que un engreído millonario le ha birlado a su pija y gritona novia.

Un día, en el aula de ordenadores de su facultad, Toni y un amigo (el payaso de la película) intentarán conseguir los apuntes de una asignatura bajándolos de Internet, cuando de repente, alguien que se hace llamar Keller, hackeará el ordenador, y se pondrá en contacto con Toni y su imbécil compañero, para proponerles un misterioso juego, del cual no da ni un solo detalle. En un primero momento, el amigo de Toni, que se llama Roberto, no quiere aceptar la oferta, ya que únicamente se ha metido en la red porque “no le vendría mal una sesión de chochitos”, pero finalmente, desconocedores del lío en el que se van a meter, los dos colegas deciden aceptar la propuesta, simplemente por curiosidad, desencadenando el caos en sus vidas, las cuales no volverán a tener sentido nunca jamás.

"Joder con el Linktwo, vaya nintendero de mierda. 2 buenas ostias le metía si le viera."

Así da comienzo una de las aventuras más ilógicas no ya del cine español, sino del cine mundial. El juego propuesto por el tal Keller llevará a Toni y sus colegas a vivir las más delirantes situaciones, tales como encuentros con mendigos que inexplicablemente tienen ojos de alien (¿¿??), un rescate de una amiga a altas horas de la madrugada en el Zoo Aquarium y una escena cumbre en la que los personajes inexplicablemente se perderán durante horas y no sabrán escapar del Metro de Madrid, como si aquello fuese un complicadísimo laberinto.

A medida que se desarrolla la trama, ésta se va volviendo cada vez más inconsistente, perdiendo todo el sentido, hasta el punto de que la incoherencia reinante es tan elevada, que ya no importa saber quién es el malo ni conocer la explicación a los extraños sucesos. Nos encontramos ante un “todo-vale” cuyo único interés radica en descubrir con qué nueva chorrada nos deleitarán los guionistas. Es incomprensible que se necesitaran 4 personas para escribir el guión, el cual seguramente redactaron bajo la ingesta de todo tipo de psicotrópicos.

El desenlace es la guinda del pastel, un final que os dejará absolutamente pasmados, ya que el nivel de bajeza alcanzado supera cualquier expectativa. La humillante revelación final, intenta, sin éxito, dar sentido a todo lo ocurrido durante el metraje, enredándolo todo triplemente, en lugar de aportar racionalidad al asunto. Se me quedó una inenarrable cara de gilipollas que dio paso a la despollación de mi vida. Esta película es un completo DESCOJONE, así de claro.

La mayoría de diálogos presentes en el film son insustanciales, del tipo “¡Huyamos!”, “¡Qué está pasando!”, etc. Hay que destacar algunas conversaciones que intentan reflejar patéticamente el espíritu juvenil, pero se pasan de juvenil, ya que los personajes se supone que van a la universidad, pero sus charlas son dignas de críos de EGB, con ejemplos tales como “Patri está por Roberto”, “Tía, qué dices, ¿estás tonta? que me sonrojo ”, risitas estúpidas de fondo, etc. Todas estas frases dejan en muy mal lugar a las mujeres de la película, las cuales parecen gilipollas rematadas con una edad mental de 10 años. Si añadimos a los pobres diálogos la patética entonación con la que son dictados por sus ineptos intérpretes, el resultado es totalmente dañino para tu cerebro y oídos.

"¡¡Patri corazón Rober!! Osea tía, te lo juro, qué fuerte."

UNA CANTERA DE FUTUROS CUTRES

La película cuenta con un reparto formado por supuestas promesas cinematográficas escapadas de casposas series de televisión, tales como Al Salir De Clase, Compañeros o Nada es para siempre. Al instante de ver a los intérpretes en acción, me pregunté por qué narices se dedican al mundo del cine, si se supone que deberían saber actuar. Es preocupante el enorme repertorio de sobreactuaciones y fallos de entonación que posee la película, lo que impide captar los sentimientos que intentan transmitir los actores, hasta el punto de encontrar cabreos que parecen lo contrario, lloros que se asemejan a carcajadas, caras de pánico que aparentan ser de diversión; casi parece una obra de instituto interpretada por amateurs.

Los actores representan a universitarios poco creíbles, los cuales celebran macrofiestas a lo American Pie y viven amoríos más propios de la EGB (“A fulano le gusta mengana”) que de gente que estudia una carrera.

Muchas de las secuencias parecen improvisadas y dadas por válidas en la primera toma, lo que explicaría las bochornosas actuaciones. Durante el rodaje debieron tener lugar situaciones como la siguiente:

Director:- ¡Corten, toma válida!

Laura Manzanedo: ¡Pero si he dicho mal mi diálogo e incluso me ha salido un gallo!

Director: Tenemos poco tiempo y estamos escasos de presupuesto. Además, nadie se va a fijar en tu actuación, no te preocupes, el público estará totalmente absorbido por el genial y enigmático guión.

El único esfuerzo interpretativo que efectuó Antonio Hortelano, fue cortarse la barba y el pelo.

El personaje de Toni, el protagonista, recae en Antonio Hortelano, conocido por su papel de Quimi en la serie Compañeros. El único registro actoral que posee es pegar fuertes gritos dejándose la garganta, algo que repite hasta la saciedad a lo largo de toda la película. Por lo demás, parece que interprete a "Inmutator, el robot sin sentimientos", ya que no se inmuta con nada, ni siquiera con las muertes o accidentes de sus compañeros. El personaje vive una estúpida crisis amorosa, que durante gran parte del metraje será el hilo conductor de la cinta.

"Hola buenas, quería que quemaras el CBC, y de paso dile a Miranda que no pienso casarme con ella. "

Otro de los actores presentes es Fernando Andina, quien interpretaba al "malvado" Mateo en Al salir de Clase. En esta ocasión, también retoma el papel de supuesto "malo" de la película.

"Qué pasa neeeeeeeeeeeeeng!!!"

Pero entre todos los actores destaca Lorenzo Armenteros, quien tiene el papel de Roberto (se parece un poco al Neng), el graciosillo de la película. Se pasa todo el metraje haciendo aspavientos y poniendo caras de mongólico, mientras suelta miles de frases supuestamente graciosas, las cuales sólo dan pena. Desde luego, el personaje sí consigue hacer reir, pero por su nula capacidad artística y su careto de tarado mental. Junto con Patricia (interpretada por Eva Marciel), la segunda peor actriz del reparto (y una de las peores de todo el cine español), forma el tándem definitivo, la pareja de actores más temida del cine nacional. Recemos porque no se vuelvan a juntar en ninguna película.

Eva Marciel, la peor actriz del reparto.

Respecto a Laura Manzanedo, quien presta su figura a Susana, se pasa toda la película chillando con su enervante voz de pseudopija-verdulera afónica y cazallera, además de simular supuestos ataques de asma que más bien aparentan ser ataques de risa.

Desde entonces, no volvió a hacer cine. Me pregunto por qué será...

El director parece provenir del mundo de la animación de muñecos por stop motion, ya que demuestra no tener ni puta idea de cómo dirigir a los actores. Les deja improvisar y sólo se limita a poner la cámara delante de ellos.

Se supone que estamos ante una especie de thriller de terror, pero los sustos no acojonan, sino que descojonan. No se siente tensión ni angustia en ningún momento del metraje, pero ganas de reír, se tienen durante toda la película.

Donde el director muestra su absoluta incapacidad cinematográfica, es en el tiroteo que tiene lugar en la escena final. Tiempo bala injustificado, imágenes montadas aleatoriamente, música punchapuncha a todo volumen, etc. Sí, el tiroteo se asemeja exageradamente (por no decir que es casi idéntico) al de la película que muchos estáis pensando.

La banda sonora es una aberración. Las escenas de acción están acompañadas de repetitiva música electrónica, y en el resto del metraje se escuchan canciones de pseudo hip hop y caspa-pop, cuyas letras ponen en evidencia la capacidad creativa de sus compositores, sobre todo en temas como “Bienvenido al Infierno” (posee uno de los peores estribillos que he escuchado en mi vida) y, en especial, el "intento de hip hop" que se escucha al final de los créditos, interpretado por Las Niñas, quienes hicieron su fatal debut componiendo un tema para esta película, cuya letra dice algo tan ridículo como lo siguiente: "¡¡ Mas de mil camaras, mil, mil, mil camaras!! yeah yeah, waka waka, camaras, yeah, mil, mil, mil, cámaras...".

Si Steven Seagal sacó un disco, ¿por qué ellas no?

PEORES ESCENAS

Y ahora, las peores escenas, contadas detalladamente:

1-La secuencia del metro: Los protagonistas se introducen en una estación del Metro de Madrid para intentar atrapar a una chica que les ha robado una moto, pero de repente, se quedan encerrados en la estación y no encuentran la salida, "porque alguien está cambiando los carteles", según palabras de Fernando Andina. Deben ser autistas, es imposible que alguien se pierda por mucho cartel que cambien, hasta un ciego sin bastón ni perro es capaz de hallar la salida de una estación de metro.

Una vez asimilada la cuestión de que no hay escapatoria, por arte de birlibirloque, desaparece toda la gente que había en en la estación(?¿?) y dejan de pasar vagones. Pero la Manzanedo, que es muy valiente, no se preocupa lo más mínimo, explicando que "estarán cerrando el Metro, ya que no viene nadie".

Roberto ve a una niña pequeña andando sola por la vía del tren y decide seguirla, sin avisar de la presencia de la cría al resto del grupo. Si fuera un pibón guiñándole un ojo y haciéndole señas, comprendería que el payaso no alertara a sus compañeros, pero se trata de una cría, lo que me lleva a pensar que el tal Roberto es un pederasta temeroso de que le quiten su presa.

La niña llega hasta un vagón abandonado. Patricia había estado siguiendo a Roberto y deciden subirse juntos al misterioso vagón para buscar a la pequeña. Una vez dentro, el vagón se ilumina y se encuentran a la cría más sola que la una. Roberto le dice a Patricia que no se acerque, a lo que la chica contesta “Es solo una niña, no puede hacerme daño”. Tras estas palabras, la niña muestra unos ojos que parecen de alien y se apaga la luz, la cual vuelve a encenderse rápidamente, y en el lugar de la cría, ahora hay una enigmática moneda de pega, como las que regalaban antaño con las Tosta Rica.

Los efectos de la telebasura en horario infantil.

Mientras tanto, la Manzanedo, quien se había ido por su cuenta a buscar una salida, es atrapada por unos encapuchados que la atan a una moto con tiras y tiras de cinta aislante. Sitúan la moto en mitad de las vías, justo delante de un vagón que comienza a moverse sin nadie al mando. 

Toni, en una incomprensible maniobra, se pone a escalar por el vagón en marcha para intentar detenerlo, mientras la Manzanedo y su novio corren con la moto para que el tren no les alcance. La asustada pareja pasa varios minutos conduciendo a toda hostia delante del vagón, pero cuando finalmente detienen la moto, vemos que en realidad han recorrido sólo 2 metros, ya que siguen en la misma estación de la que partieron. Quizá es que dieron la vuelta al mundo, o a lo mejor están en aquella estación en la que Neo quedaba atrapado en Matrix 3; quién sabe, aquí todo es posible.

Mientras el vagón asesino avanza imparable, la música electrónica trapera hace su aparición. El resto de miembros del grupo localizan una sala de ordenadores desde la cual creen que podrán detener el tren. Mientras trastean en las computadoras, Roberto nos deleitará con las siguientes muecas de deficiente mental:

El Neng de Castefa escuchando los "temazos" que acaba de bajar de Internet.

Tras sobrevivir a tan absurdo peligro, el grupo localiza un nuevo camino que podría llevarles a la salida de la estación. Es entonces cuando se encuentran una máquina recreativa abandonada. Patri decide usar en ella la moneda que les dio la niña, y en la pantalla del aparato vemos como los encapuchados se llevan a una de las chicas del grupo, Andrea, quien llevaba un rato desaparecida. Las letras Game Over se sitúan sobre la imagen, la cual está ligeramente pixelada para provocar la sensación de que lo que están viendo es un videojuego.

La última sensación de los salones recreativos: El primer juego donde apalear a Quimi y compañía.

Los personajes se lamentan un poco por lo ocurrido a Andrea y a los 10 segundos se olvidan y siguen a su bola, buscando la salida. Roberto, desesperado, se pone a gritar patéticamente a una de las cámaras del Metro e inmediatamente aparece tomando cañas en un bar con Toni y Susana, como si no hubiera pasado nada.

2-Rescate en el Zoo Aquarium: Mientras celebran una fiesta, Toni y Roberto reciben una llamada de Susana, pidiendo ayuda, ya que se le ha pinchado una rueda del coche. El prota y su amigo llegan a donde debería estar Susana,  pero encuentran el coche sin la chica, y enfrente de ellos una valla abierta, la cual permite el acceso a ni más ni menos que el Zoo Aquarium. Deciden entrar en el zoológico porque escuchan gritos, descubriendo con estupefacción que no hay ni un sólo animal en las jaulas. Es decir, que pasan de estar en una puta urbanización de chalets, a aparecer de repente en el Zoo Aquarium a altas horas de la madrugada, esto se parece a una película de David Lynch. Una vez dentro del zoo, descubren en el delfinario un cadáver, el cual resulta ser un simple maniquí.

3-El mendigo alien: Mientras la Manzanedo viaja en metro, se sube al vagón un mendigo fatal doblado, el cual pide ayuda por medio de una voz fatalmente interpretada, la cual se asemeja a una mala imitación de Gloria Fuertes. La chica de repente escucha un "te voy a matar" y al mirar al mendigo a los ojos, descubre que éste tiene una especie de lentes en las cuencas (las mismas que tenía la niña en la anteriormente comentada escena del Metro). La chica se baja asustada en la siguiente estación y la escena finaliza.

"No usar radiografías ni mirar al eclipse durante más de 3 minutos seguidos". Ya avisó la tele, pero él ni caso.

4-El desenlace: Nuestros amigos ya han descubierto la manera en que Keller controla todos los movimientos de cada miembro del grupo: lo hace por medio de todas las cámaras existentes en España, ya sean las del Metro, las de un centro comercial, las de un escaparte de una tienda de electrónica, el Eyetoy de la PlayStation o incluso tu viejo Cinexin. No importa que las cámaras no estén conectadas a la red ni nada, Keller es capaz de controlarlas, pura ciencia ficción.

De todas formas, por mucho que Keller sepa en todo momento dónde están, esto no explica los extraños acontecimientos que suceden en el entorno de los personajes, así que éstos siguen ivestigando. Las pistas llevarán a Susana a sospechar de su novio Álex, pero esto no es más que otra jugarreta de Keller, para lograr que los amigos se peleen entre ellos.

Toni, Roberto y Susana se arman de valor y se van a casa de Alex, (el personaje de Fernando Andina) para ajustar cuentas con él. Una vez llegan a su domicilio, comenzará otra sucesión de inexplicables acontecimientos que finalizarán con el descubrimiento de 3 invitaciones para ir a una macrodiscoteca, donde supuestamente les está esperando el responsable de toda la locura en que se hallan inmersos.

Inmediatamente acuden a la discoteca, lugar en el que suena otra lamentable melodía cuyo estribillo dice “Bienvenido al Infierno”. El local está lleno de gente hasta los topes, y cuando los 3 protas llegan hasta el cuarto donde supuestamente les espera Keller, las luces y la música se apagan, y desaparecen todas las personas que había en la disco, tal y como pasó en el Metro. En la habitación se encuentran un grotesco muñeco, el cual está sentado en una silla y porta 2 pistolas. Sin pensárselo dos veces, Tony y Rober cogen las pistolas, preparándose así para el tiroteo que vendrá a continuación.

El resto del cuarto se ilumina completamente, lo que permite descubrir que está lleno de maniquíes. La música punchancha comienza y una pantalla situada en una pared se enciende, mostrando un vídeo en el cual se ve a unos encapuchados cortándole un dedo a Andrea, lo que hace cabrear a Rober, quien saca la pistola y dispara a la pantalla. Mientras efectua el tiro, unos extraños símbolos aparecen superpuestos sobre la pistola de Rober, como si en realidad estuviera dentro de un videojuego, y la bala deja la misma estela que los proyectiles de Matrix. Podéis verlo mejor en esta imagen:

Tras el disparo, el espíritu de Uwe Boll posee al director de la película y comienza un tiroteo el cual podría ser considerado como la respuesta española ¡al tiroteo de House Of The Dead!. Un servidor tuvo un deja vu visualizando la escena. Los maniquíes cobran vida y al montador le da un ataque de parkinson, mientras cientos de cegadores flashes discotequeros inundan la pantalla y una machachona música electrónica acompaña la acción. Los protas se lian a tiros con los maniquíes, mientras el tiempo bala campa a sus anchas gratuitamente y los disparos van dejando ondas de sonido a su paso, como en Matrix. La escena está montada aleatoriamente, al tun-tun, siendo un completo caos del cual es imposible enterarse de lo que ocurre. Sólo por este regalo de los dioses en forma de tiroteo merece la pena tragarse este bodrio.

E-Link al tiroteo

El tiroteo finaliza y Roberto descubre que a quien han cosido a tiros es a su hermana Andrea, quien estaba disfrazada de muñeco. El resto de muñecos eran Patricia y Álex, por lo que Toni y Rober se acaban de cepillar a tiros a toda su pandilla.

Rober, desesperado, le practica el boca a boca a su hermana, sin pararse a pensar que la ha dejado como un queso gruyere y que sólo se levantaría otra vez si esto fuera una película de Romero. Toni empieza a chillar “¡¡¡Qué mierda ha pasado!!!”, mientras sus otros 2 compañeros se tiran 5 minutos de lloros humillantes que hunden definitivamente sus respectivos futuros cinematográficos. Las actuaciones son tan nefastas, que Roberto, mientras abraza el cuerpo sin vida de su hermana, en lugar de llorar, parece que esté descojonándose vivo mientras grita "¡¡¡Patricia te quiero!!!".

A su vez, Susana empieza a toser, mezclando las falsísimas toses con lo que parecen carcajadas. Vamos, que todo el equipo de la película debía estar con un ataque de risa generalizado por lo mal que les estaba quedando la escena, y por algún extraño motivo decidieron seguir adelante, manteniendo lo rodado en el montaje final.

Toni, como si no hubiera pasado nada, apenas se inmuta y trata de tranquilizar a su desconsolado amigo (más bien descojonado, porque en serio, se está partiendo la polla). Roberto ya no aguanta más y para acabar con su ataque de risa, se mete un tiro en la boca, desatando la histeria de Susana, quien nos deleita con el siguiente pataleo (¿nadie pensó en darle el Goya por ésto?).

Sin saber qué hacer, Susana y Toni se suben al coche y huyen del lugar. Mientras Toni conduce, vuelven a aparecer raros efectos en la imagen, dando a entender que lo que está sucediendo no es real.

Quimi, en la tercera entrega de El Cortador de Césped

Toni para el coche en un descampado listo para contarle a su amiga toda la verdad. “Keller es un programa de televisión que se ve por la red” sentencia, y mientras dice esta apoteósica frase, la película nos muestra a un tipo observando a los dos amigos a través de su ordenador. Por tanto, no estaban en una realidad paralela, ni dentro de un videojuego, ni en Matrix, no, ¡estaban en un puto programa de TV que se emite en la red! (por cierto, ¿es de TV o se emite por Internet, en qué quedamos?).

Con la revelación de Toni, los guionistas tratan de justificar los vagones asesinos del metro, los tipos con ojos de alien, la evaporación de personas en una discoteca, la ausencia de animales en el zoo, etc. Vamos, que a fin de cuentas no han explicado nada porque todo sigue sin tener sentido, a menos que los programas de televisión sean capaces de manipular la realidad, como Telemadrid intenta hacer desesperadamente, pero gracias a Dios no consigue.

Susana empieza a pegar a Toni llamándole hijo de puta, y el chaval se defiende como puede. La Manzanedo continuá su cabreo y Toni se tapa la cara con las manos para mostrar preocupación, en un gesto de actor principìante.

Una secuencia en plan flashback da comienzo y en ella se cuenta cómo Toni contrató los servicios de Keller para hacer su vida más divertida. Acabada la secuencia, volvemos al descampado donde Susana y Toni siguen discutiendo, cuando surge un disparo de la nada y le revienta la cabeza a Toni, así, sin motivo, un tiro salido de no se sabe dónde acaba con su vida. Quizás para que se callara de una puta vez, o por mal actor. La Manzanedo no puede disimular su descojonación y comienza a despollarse viva, intentando hacernos creer que está llorando desconsoladamente.

Y así concluye la película. Al menos este desenlace sirve para dar sentido a la falta de emotividad que Antonio Hortelano pone a su personaje, ya que si Toni era consciente de que todo lo acontecido era parte de un juego, pues normal que no gesticulara en ninguna escena. Y así de paso se ahorra el tener que actuar.

El plano final nos muestra una sala de montaje repleta de monitores, el lugar desde el que se monta este gran "programa de televisión por Internet" llamado Keller Te Ve, nada que ver con Macumba Te Ve.

ACABANDO QUE ES GERUNDIO

Este pseudothriller tecnológico debió rodarse con la excusa de filmar unas cuantas escenas de terror improvisadas y sin relación, las cuales después trataron de unir fallidamente en un enrevesado guión. "Improvisación" es una palabra muy relacionada con el film, sobre todo en lo que respecta a las actuaciones. A los implicados en la cinta apenas se les ha vuelto a ver por el cine y la televisión, ya que terminaron de hundir sus supuestamente prometedoras careras con esta película, la cual invita a pensar, por la escena del tiroteo, que David Alonso, el nombre del director, es en realidad un pesudónimo de Uwe Boll.

PD: En mi próximo artículo, juro que el nombre de Uwe Boll no aparecerá en el texto.

Nota: * * * * *

Para una óptima visualización del sitio web, se recomienda utilizar el navegador Internet Explorer y una resolución de pantalla de 1024x768 Píxeles. Contenido Original © 2005 Cinecutre

NOTICIAS

CRÍTICAS

ESPECIALES
DIRECTORES
ACTORES
FRASES
ESCENAS
CACAMAN´S BAKERY
LA NEVERA DE ZUUL
JUEGOS
PREMIOS
FORO
TRIBUNA DE OPINIÓN
SOBRE LA WEB
AFILIADOS