587 visionados 0 comentarios

POR EL AMOR, LA JUSTICIA Y VARIOS KILOS DE INMUNDICIA: Rescatan el piloto de la versión estadounidense de Sailor Moon

por en 23 agosto 2022
 

Niños de los noventa, amantes del shojo y fans de las versiones sexys de uniformes varios, estoy convencida de que por años que pasen no habéis olvidado ese clásico que es “Bishoujo senshi Sailor Moon”, “Sailor Moon” para los amigos. La odisea de un grupo de colegialas a las que una gata mágica reconocía como reencarnaciones de unas guerreras estelares y otorgaba grandes poderes para que, ataviadas con unos modelitos con los que las madres de la época no habrían dejado salir a sus hijas a la calle (y menos en Japón), se zurrasen con una suerte de demonios entre efectos de pirotecnia varios, es de esas series (el manga no llegó a adquirir pareja popularidad por estos lares) que dejó huella. Y una tan profunda, que la industria de entretenimiento de EE.UU. decidió posar sus garras en ella, en esa vieja tradición de pasarla por su particular turmix para adaptarla a los gustos de sus consumidores potenciales, tal como lleva años haciendo con la comida mejicana, el cine de terror nipón (“The ring”) o las pelis de Amenábar (“Vanilla sky”).

Apenas un par de años después de su estreno en Japón, el estudio Toon Makers, que había trabajado con Saban Entertainment para convertir la serie japonesa “Super Sentai” en los “Power Rangers”, tuvo la ocurrencia de adaptar también “Sailor Moon”, pero esta vez mezclando animación e imagen real, y como el lector inteligente adivina, ya no fue tan buena idea, de modo que el resultado jamás vio la luz… Hasta ahora.

La Indiana Jones responsable de este descubrimiento telearqueológico, la youtuber Ray Mona, ha rescatado el episodio piloto íntegro, donde podemos ver cómo se tomaron elementos de la serie original como los trajes, las transformaciones, la presencia de gatos y algún plano casi calcado, como aquel en el que la protagonista usa su diadema como arma, pero sobre todo un testimonio de libertad creativa, por decirlo de manera fina, que lo aleja bastante de la original. 

En el vídeo, realizado por Renaissance-Atlantic Entertainment, Bandai y Toon Makers, encontramos momentos tan chocantes como las sailor desplazándose por el cosmos en tablas de windsurf (ni “Le llaman Bodhi”) o el típico monstruo-silueta-masa de barro que, por ser fácil de animar, no falta en ninguna serie de los 80-90, aunque si algo se lleva la palma es la parte live- action. En ella podemos ver a las protagonistas, adelantándose casi 30 años a eso de la inclusión, forzosa o no (aunque en este momento no estamos muy lejos de la troupe multicultural del Capitán Planeta y los planetarios; ríase usted de los Eternos), en una línea muy similar a las sitcoms del momento, dedicadas al baile, la exhibición de bisutería de fantasía o al desfile de gorritos, entre los Village people y las ideas para una película con Mel Gibson según Homer Simpson (por no faltar, no falta ni el modelito a lo Blossom). Incluso una de las “princesas” (es el nombre que reciben en esta reinvención) es paralítica, lo que no le impide bailar en silla de ruedas junto al resto de sus compañeras, con resultados más hilarantes que inclusivos.

Con un aire entre el anuncio de juguetes de navidad o de colonia Chispas, alternando con unas escenas cuya animación avergonzaría a un profesional coreano (digamos que no desentonaría en una matinal de la Cutrecon), esta Sailor Moon se quedó en el tintero por su coste (al parecer descubrieron que les salía más barato doblarla; ignoro cuantas horas de ardua cavilación les llevaría a tal conclusión), algo que, visto lo visto, no podemos dejar de agradecer a un poder superior. Por suerte y en nombre de luna, no nos han castigado en exceso.

Comentarios
¿Te gustó? ¡Puedes apoyar a CINECUTRE con Patreon!
Comparte esto:
¡Sé el primero en comentar!
 
Deje una respuesta »

 

Dejar una respuesta